- Miembro de -

VOCES:

Experiencia en la incidencia legislativa y la actual iniciativa ciudadana en tema del derecho al cuidado

Autor:

Fernanda Montserrat Gutiérrez Zaragoza
Fernanda Montserrat Gutiérrez Zaragoza

Acerca de

— NO HAY DATOS —

Publicaciones del autor:

Comparte esta publicación:

Autor:

Fernanda Montserrat Gutiérrez Zaragoza
Fernanda Montserrat Gutiérrez Zaragoza

Acerca de

— NO HAY DATOS —

Publicaciones del autor:

Redes del autor:

Website:

Comparte esta publicación:

Twitter
Facebook
WhatsApp
Telegram

Suscríbete al newletter
de JuventudES:

Fernanda Monserrath Gutiérrez Zaragoza

Grupo Asesor de Jóvenes-GOYN CDMX

 

Hola, mi nombre es Fernanda Zaragoza. Soy estudiante de derecho y miembro del Grupo Asesor de Jóvenes (GAJ) en GOYN. Recientemente, fui candidata suplente para diputación local en Coyoacán en estas elecciones y he participado en diversas mesas de diálogo en el Senado de la República y la Cámara de Diputados. Si pudiera definirme con 4 palabras sería “activista chilanga de corazón”, ya que he voluntariado con niños con cáncer, con juventudes y con animalitos de la calle. Sumando todas esas actividades que llevo día a día, también soy una persona cuidadora y paciente oncológica en vigilancia, responsable del cuidado de mi hermano, ya que mis padres trabajan para mantener nuestra familia.

Hoy quiero hablarles sobre un tema que me preocupa profundamente como joven y que sé que afecta a muchos mexicanos: el sistema de cuidados. Este sistema es crucial, ya que proporciona servicios y apoyo a personas que necesitan ayuda debido a su edad, enfermedad, discapacidad o dependencia. Incluye políticas públicas, servicios profesionales y atención familiar, y su objetivo es garantizar el bienestar y la inclusión social de quienes necesitan cuidados, así como apoyar a sus cuidadores. Es muy triste que en México no contemos con una verdadera ley que cubra todos estos puntos.

En México, hay aproximadamente 3.7 millones de jóvenes que no pueden buscar trabajo porque están ocupados realizando labores domésticas y de cuidado sin recibir ninguna remuneración. De estos, el 93% son mujeres, lo cual es alarmante y triste, ya que implica una carga desproporcionada sobre nosotras. 

Mientras realizamos estas responsabilidades, también debemos manejar nuestras actividades diarias como estudiar, cuidarnos a nosotros mismos y trabajar, sin mencionar la necesidad de tiempo para relajarnos y disfrutar de nuestros hobbies.

Esto nos lleva a nosotros como jóvenes a una pérdida de oportunidades ocasionada por la manera en la que se distribuye el trabajo de cuidado no remunerado, también llamado “pobreza de tiempo”, que nos hace descuidar otros ámbitos de nuestra vida como el escolar y el laboral, perdiéndonos de los derechos básicos de un trabajo, de ley, como tener un progreso significativo laboral, adquisición de derechos de seguridad social, derechos de jubilación, acceso a la educación y perfeccionamiento de nuestras competencias. Lo cual nos lleva o nos puede llevar a un estado de salud mental deplorable.

Yo, en lo personal, he experimentado una carga significativa de responsabilidades desde una edad temprana, como cuidar de mi hermano y manejar tareas domésticas, e incluso cuidar de mi propia salud, lo cual ha sido una gran carga emocional y física, lo que ha limitado mi tiempo para actividades personales, educativas o laborales. Esta “pobreza de tiempo” ha sido especialmente desafiante durante mi participación en la campaña y eventos políticos, lo que me llevó a cuestionar mi capacidad para asumir responsabilidades políticas. A pesar de haber sido suplente, siento que podría haber logrado más con una mejor organización. Reconozco que la falta de planificación para mi futuro ha sido un desafío constante debido a mis responsabilidades desde joven, incluyendo un tratamiento oncológico. Sin embargo, esta experiencia me ha motivado a creer en mí misma y estoy decidida a enfrentar este año con determinación. Aunque aún enfrento dificultades para planificar mi futuro debido a las responsabilidades de cuidado que continúan limitando mi participación en el ámbito laboral y estudiantil.

Recientemente, junto con Silvana Carranza, Úrsula Martínez, Marta Claudia y Priscila Monge, presentamos un amparo ante el Congreso de la Ciudad de México para exigir que se reconozca nuestro papel como personas cuidadoras. En este recurso, pedimos jornadas laborales justas, reconocimiento equitativo del cuidado entre hombres y mujeres, y condiciones dignas y de calidad para quienes desempeñan estas labores tan fundamentales.

Es esencial construir un mapa de cuidados que consulte a las personas cuidadoras directamente, ya que son ellas quienes viven día a día estas dificultades. Necesitamos que se nos consulte a través de mesas de diálogo, paneles con expertos y en diferentes espacios como hospitales, escuelas, mercados y cárceles, para poder desarrollar políticas públicas conscientes, empáticas y humanas.

Considero que es importante alzar la voz por aquellos jóvenes que no pueden hacerlo, ya que no cuentan con las oportunidades que merecen. Estamos en la línea para actuar y buscar soluciones, siendo un papel fundamental como artífices de nuestro propio presente y futuro.

Es importante promover la paz, defender los derechos humanos, reforzar la protección del espacio cívico y garantizar un entorno que nos permita participar de manera significativa en los esfuerzos de paz, seguridad y políticas públicas, o en cualquier agenda que nos llame la atención. 

Los jóvenes no sólo somos ciudadanos con igualdad de derechos, sino también, poderosos agentes de cambio cuyas voces deben ser plenamente escuchadas. Considero que los agentes de cambio tenemos el ADN del cambio, que consiste en conciencia, comprensión, persistencia, determinación, acción, participación, colaboración, alianza y empatía.

Como jóvenes, es crucial exigir nuestros derechos y asegurarnos de que nuestra voz sea escuchada. Necesitamos ser consultados y no ser olvidados, porque somos el presente y el futuro de nuestro país. Participar activamente en la política y ser agentes de cambio es fundamental para mí, ya que me permite poner en alto la voz de todos y todas.

Es importante luchar por nuestros ideales o preocupaciones; en mi caso, el tema de la política es uno que me apasiona por completo. Sé que la política ha perdido credibilidad ante el pueblo mexicano, pero hoy considero que somos el presente y tenemos que asumir la verdadera responsabilidad. Debemos tener conciencia, credibilidad, inspirar confianza y seguridad, trabajar por el bien común, tener coherencia, buscar un cambio radical, saber amar y servir. Si nosotros como jóvenes políticos o agentes de cambio construimos una carrera sin perder de vista estos elementos, el pueblo mexicano por fin tendrá el gobierno y las oportunidades que se merece.

Por último, quiero mencionar una frase de Malala Yousafzai, la activista pakistaní: “El cambio nunca viene desde lugares cómodos. Requiere valentía, resistencia y una determinación inquebrantable“.

Para concluir, me gustaría compartir mis redes sociales: IG: moon.zaragoza. 

Seamos resilientes, valientes y pacientes.

¡Gracias por escucharme y por ser parte del cambio que queremos ver en nuestro país!

 

Es plataforma digital libre y accesible que sirve como una herramienta de información y colaboración entre las juventudes y las instituciones para la empleabilidad en la CDMX

Más publicaciones de Fernanda Montserrat Gutiérrez Zaragoza:

Más publicaciones de Fernanda Montserrat Gutiérrez Zaragoza: